"El mirador del ahorcado"

Una macabra leyenda en San Cristóbal
(Foto: Perfil)
Una historia de amor, dos familias y tres muertes ocurrieron en la casona de la  Ciudad de Buenos Aires
(Video: Javier Noce)

En 1926. Luiggi Rocatagliatta, exmilitar italiano, se mudó con su esposa y sus hijos mellizos, de 17 años, a la casa de Entre Ríos al 1081

(Foto: RHMBA)

En la planta baja vivía el húngaro Ernest Zick, su esposa y su hija Celina Amparo, de 16 años

(Foto: RHMBA)
(Video: Nervustrack)

Los hombres se hicieron amigos y recordaban sus batallas. Luiggi tenía una armería, un palomar y un mirador con techo a cuatro aguas, con vista de toda la ciudad

Las mujeres y los jóvenes también se volvieron cercanos. Pero los mellizos se enamoraron perdidamente de Amparo y comenzaron los celos

(Foto: RHMBA)

Cuenta la leyenda que una noche de tormenta, Vittorio ahorcó a su hermano. Pero lleno de culpa, luego se colgó con un alambre en una viga del techo

(Video: Nervustrack)

Su padre, Luiggi, vio el cuerpo de Vittorio en lo alto del mirador y se desplomó. Murió al instante

(Video: Nervustrack)

La leyenda del fantasma creció cuando tres inquilinos de Haití instalaron un templo umbanda allí. Se hablaba de magia negra y de la aparición de la figura del ahorcado en el mirador

(Foto: El Mundo)
(Video: Lisandro Illich)

También se cuenta que allí vivió Solaris, el personaje "extraterrestre" que inspiró a Eliseo Subiela para filmar “Hombre mirando al sudeste”. Luego el director fue internado en el Borda.

Hoy la casa de Entre Ríos 1081 permanece en pie, tapiada, abandonada y tenebrosa. Dos cabezas de leones son testigos de la historia y custodian las entradas

(Foto: Clarín)



Edición: Jessica Costa


31 de marzo 2021